Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

viernes, 10 de octubre de 2014

Centenario de Luis Beltrán Guerrero






Poeta universal, docente, abogado y ensayista consagrado, nació en Carora, Estado Lara, el 11 de octubre de 1914, hijo de Doña Dolores Guerrero y Don Alejandro Meléndez. Sus primeras letras las recibe de la maestra Dolores Álvarez en la escuelita del pueblo y bajo la orientación de los intelectuales don Pablo Álvarez, Ramón Pompilio Oropeza y don Cecilio Zubillaga Perera. A los 17 años ya escribe los editoriales del periódico El Diario en Carora; conoce de memoria la poesía de Rubén Darío y se nutre de Garcilaso de la Vega y Góngora. A esta edad escribe sus primeros poemas (1931), donde refleja el amor por su tierra y por los seres queridos que lo rodeaban. Estudio en el Colegio ²La Esperanza² de Carora y en 1934 se traslada a Caracas. A los 20 años se tituló de Bachiller en Filosofía presentando la tesis ²El 19 de abril de 1810² en La Universidad Central de Venezuela. En 1937 curso y aprobó estudios superiores en la misma Universidad; obteniendo el título de Doctor en Ciencias Políticas con la tesis: ²La Ignorancia de la Ley². Entre 1945 y 1950 obtuvo el título de Profesor en Letras en La Universidad de Buenos Aires. Cursó estudios superiores en Francia, España, Bélgica y Suiza. Combinó su vida de poeta, que fue su pasión, con la docencia y el periodismo. Se identificó en la prensa con varios seudónimos ²Yoyo ² en El Nuevo Diario, ²Luz bélico² en El Pórtico de Carora y durante sesenta años que escribió en El Universal (1930-1996) se identificó como ²Cándido², colaborando además con El Mundo y La Nación. Fue profesor fundador del Pedagógico de Caracas entre 1941 y 1945, dictó clases de Derecho en La Escuela de Ciencias Políticas en Trujillo de la cual fue su director, en cuya ciudad fundó un periódico de tendencia literaria. Fue Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia (1964) y de la Academia Nacional de la Lengua. Miembro de la Asociación de Escritores de Venezuela. De la Real Academia Española de la Lengua y de la Real Academia Española de la Historia, en Madrid. Y además fue miembro del Colegio Nacional de Periodistas y de los Centros de Historia de Lara y Trujillo. Recibió varias distinciones: Medalla de Honor de la Orden 27 de Junio en su primera clase, Caballero de las Artes y las Letras de Francia (1969); Orden Francisco de Miranda, Orden Andrés Bello entre otras. Obtuvo los galardones literarios: Mención de honor en el premio municipal de poesía, Caracas, 1954. Premio municipal de prosa, 1954. Premio municipal de prosa con la serie Candideces, 1963. Premio Nacional de Literatura, mención ensayo, 1968 y Premio Nacional de periodismo Juan Vicente González, 1965. Don Luis Beltrán Guerrero está considerado como el gran humanista venezolano del siglo XX porque dejó una vasta obra de casi todos los campos del acontecer humano. Dejó impresas más de 55 obras, por lo que sólo anotamos: La ignorancia de la ley (1937), Secreto en fuga (1942), Palos de ciego (1944), Anteo (1952), Razón y sin razón (1954), El visitante (1958), Perpetua heredad (1965), El tema de la revolución (1970), Poema de la tierra (1970), La ciudad de las cinco Vocales (1970), Homenaje: Rodó y Venezuela (1971), Humanismo y romanticismo (1973), Primera navegación poética (1975), El Jardín de Bermudo (1986), Prosa crítica (1993) y la serie Candideces, en 14 volúmenes desde 1962 hasta 1995. Entre sus discursos más notables se mencionan: “El Gloria al Bravo Pueblo”, pronunciado con motivo de cumplirse el centenario del Himno Nacional (25 de mayo de 1981). El Román Paladino, en homenaje al rey Alfonso El Sabio, rey de castilla en el séptimo centenario de su muerte (1984) y Alfonso Reyes los Venezolanos (1989), pronunciado en el Paraninfo del Palacio de las Academias con motivo del centenario del nacimiento de don Alfonso Reyes, el extraordinario poeta. Historiador y ensayista mexicano. Con una obra tan prolifera en diferentes áreas de su quehacer Luis Beltrán Guerrero muere en 1997 dejando tres hijos José Paulino, Ángela de La Paz y Luis Beltrán producto de su unión con Enriqueta Fernández Ribe, compañera de su vida. http://www.elimpulso.com/enciclopedia/personajes/



En Biblioteca Ayacucho: “Ensayos y poesía” http://www.bibliotecayacucho.gob.ve/fba/index.php?id=97&backPID=103&begin_at=112&tt_products=195 Con prólogo y cronología de Juandemaro Querales. 

martes, 30 de septiembre de 2014

Chicago in september: Superlative






By Eva Feld

In Chicago, autumn takes its time to fade the leaves, to wither the flowers to replace the summer heat with the uncertainty and the folly of rainy days, so it often starts early.   Its skyline, lake and river are laid up in such a manner that no matter how harsh the weather may become, they are always a delight, especially in September.

The Trump Building may suddenly rise up to the clouds right in front of your eyes, or a rainbow can appear for just a second to catch your attention in the midst of doing a million things. This year, there is an extraordinary exhibit of Magritte at the Art Museum. Under a suggestive title, “The Mystery of the Ordinary,” the curator chose twelve particular years (1926 - 1938) of the painter’s work to reveal certain aspects of his art.

The visitors are strongly encouraged to take a deep look through his surrealistic vision; one in which misleading objects and models disclose a senseless world. He claims the value of the image at a time when the words had become weak, deceitful and dishonest. Nevertheless he took time and dedication, with abundant and wordy explanations to justify his thoughts and aims. Samples of his handwritten ideas are carefully displayed to further charm the avid admirers.

Chicago’s Millennium Park is always there to wander and contemplate the mysteries of many forms of art and nature. In September, the city is particularly rich in providing excellent music, a dance festival and tours through the gardens. On its magnificent scenario, performers from all over the world have come to fascinate audiences from everywhere. People gather there to experiment osmosis to bloom with enhanced vitality.

Chicago seems more cosmopolitan in autumn. Its weather is milder than during its tough and windy winters, hot and humid summers or rainy springs. Besides a large network of art, science and industrial museums, its zoo, aquarium or the Navy Pier that are always there, September offers the golden reflection of its waters and the silvery shine of its buildings

If it happens to be a Tuesday in September, The Modern Art Museum offers a fantastic jazz presentation on top of their permanent and incidental exhibits. This year, Frieda Kahlo’s two paintings are on display in a rather circumstantial context concerning her influence on transgender artists and her standup position against all forms of gender discrimination. The exposition also offers a great chance to discover Iran’s film director Shirim Neshat and singer Sussan Deyhim  through a video that reveals their  extreme talents.

As any other month of the year, September is a good time to taste something new and exciting. Whoever believes that American food consists only in hamburgers, ribs, coleslaw and hotdogs, should stop at Hoyt’s at 71 East Wacker Drive to taste their sea bass and for dessert, goat cheese pie with pickled blueberries and olive oil. For true Spanish tapas, Mercat a la planxa  at 638 S. Michigan Ave.

Before touring the southern neighborhoods of Chicago including a peek at Barack Obama’s home, stop at the Iarcas gallery (just a couple of blocks away from the tapas), owned by the Rumanian artist Costel Iarcas. He may be willing to talk about his numerous and diverse paintings as he thrives in a very competitive world.
There is so much to do in Chicago, especially in September. I am already looking forward to going back as soon as autumn starts fading the leaves and withering the flowers next year!

Cincinnati, Sept 2014.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Nuevo libro de Anabelle Aguilar




La narradora y poeta Anabelle Aguilar Brealy, tica y venezolana, nos ofrece ahora un nuevo libro de relatos bajo el título Los codos del diablo, con el sello "Lector cómplice". Ya en librería para los buenos lectores.

Para muestra uno de los relatos allí contenidos:

HONORIS CAUSA
                        
                                                 “La venganza es dulce
                                                                 y no engorda”
                                 Alfred Hitchcock

Los volantes aparecieron esa madrugada en la ciudad ventosa, los parroquianos los recogían del suelo o de las rejas de las ventanas cuando caminaban hacia  su trabajo.  “La alquimia exacta”, leyó Carmela Corinto, lo hizo con dificultad, la criada de los Ayala apenas sabía leer. Abajo, en letras más grandes y gruesas, el pseudónimo Fustiga ogros. Al final Carmela Corinto- se dijo. No entendí nada, tendré que darle más importancia a las clases  de lectura que me da la señorita Adela.

El papel medio arrugado lo encontró don Ernesto sobre el trinchante.  Lo leyó consternado Tantos vituperios en tan poco espacio-comentó don Ernesto. Realizo mi labor pública honestamente- pienso yo. No hay derecho a tanta humillación. Dejan mi nombre por el piso  ¿Quién será ese Fustiga ogros? ¡Qué indecencia, usar un anónimo! Tenía que averiguarlo.

Por la tarde sin haber probado bocado, tomó su gabardina, su sombrero y se dirigió al club. Se sentó en la barra y pidió un bourbon. Don Gordiano llegó enseguida, se colocó a su lado y comenzó a hablar. Don Ernesto no pudo disimular su nerviosismo ante el tic de su amigo, uno de los más renombrados  juristas del país, el bigotillo blanco subía y bajaba al compás de las sílabas, si la situación no hubiera sido tan seria le hubiera dado risa. Don Gordiano le señaló a don Ernesto que no podía ser otro que don Pantaleón González. Ese hombre era su enemigo número uno, ya se había manifestado públicamente en la Asamblea Legislativa. Lo ofendía constantemente. Don Ernesto dudó, pero más tarde otros que se acercaron, apoyaron la tesis de don Gordiano. El orgullo y la honra eran inflexibles. Si no se retractaba públicamente, pagaría con su vida ese bufido.

Por la noche repasó detenidamente el método de pugna, las leyes de un duelo. Tenía que escoger el médico y el padrino con tiempo, porque veía llegar lo peor, estaba seguro de que eso no se quedaría así. Sin atender a los consejos de sus amigos, don Ernesto envió con su padrino de honor, un inglés de aspecto severo, su guante de cuero negro y como la afrenta no era personal no se lo lanzó a la cara, si no que displicente lo tiró en el escritorio de don Pantaleón. Aquí le manda don Ernesto-le dijo el inglés, mirando al otro con  ojos airados. Dígale a ese señor que yo no envié ese anónimo y que me siento ofendido ante su afrenta –respondió don Pantaleón. La valentía frente a un arma sin protección me dará  la razón.  Pues don Ernesto me dijo, que de presentarse esta situación, le dijera que  resolverían este asunto en el campo de honor.  Y sin más palabras dio media vuelta y dejó la oficina de don Pantaleón.

Los participantes en duelos evitaban  que los delataran ya que la ley castigaba no solo a los principales, sino a los que ayudaban a que se ejecutara. Además la iglesia excomulgaba y condenaba a los participantes a una perpetua maldición. De madrugada, y con gran cautela, los padrinos compraron las Colt 45 en un establecimiento cercano al Mercado Principal, una de cacha clara y la otra de cacha oscura.  Era imposible usar armas blancas, dada la condición social de los contendores. Los encargados prepararon las volantas fúnebres, los caballos enormes, negros y brillantes se mostraban inquietos. Llegaron soltando un vaho visible los médicos y los padrinos. A las cinco y media salió don Ernesto de su casa y se dirigió hacia la bajada del río. Su esposa miró el carruaje que se alejaba hacia el oeste, sentía sospechas y dejó ir un sollozo, tapándose la cara con un pañuelillo de lino bordado. 

Se encontraron en el sitio, un terreno de una finca privada, algo oculto. Sus trajes eran negros, de tela opaca. No había nada fuera del paisaje que no se mostrara negro. Inspeccionaron el terreno, no era plano, lo que dificultó realizar el ajusticiamiento de honor de inmediato. Le correspondió a don Ernesto colocarse en el oeste por lo que el sol le deslumbraba el rostro, don Pantaleón por su parte estaba en el este. Quince pasos y dos balas fue lo acordado. Se dieron la espalda, quince pasos eran toda una vida, los zapatos chirriaron al pisar la hierba húmeda, se hizo un silencio insoportable. Uno, dos, tres- gritó el inglés.  Ambos hombres dieron media vuelta y frente a frente dispararon, se oyeron dos balidazos, y  ningún cuerpo golpeó el césped. Trataron sus acompañantes de disuadirlos.  No –exclamó don Ernesto. “Aquí alguien ha venido a morir”. El sol se levantaba en el este. Redujeron la distancia a nueve pasos. Con el sol al frente, el fogonazo le dio a don Ernesto en el pecho y este dijo en un lamento  Me ha matado. Al alejarse don Pantaleón observaron los demás que  un hueco había quedado  en su chaqué. Cuando se presentó el furioso encargado de la finca, dando gritos porque podía verse envuelto en problemas, ya se estaban retirando con rapidez, pero con el decoro de su clase.

Una muchedumbre intervino para que se le diera sepultura digna a don Ernesto, entraron a la fuerza al camposanto, esperaban el cura y una cuerda de beatas que  gritaban ante semejante sacrilegio. No estaba permitido enterrar en el cementerio a los muertos en duelo. Finalmente en un ambiente de inquietud se pudo realizar la ceremonia mortuoria.

La viuda lloró  entre crespones y espejos cubiertos. Nunca más vistió un tono claro. En la pequeña ciudad se comentaba en las esquinas que don Pantaleón había usado una cota o malla de acero en el duelo, algunos lo tomaron como un chisme de mal gusto, otros como una falta de hidalguía.

A los cuatro años don Pantaleón se disponía a viajar al Atlántico.  En el andén fumaba un habano, mientras que con la otra mano sostenía un diario medio doblado. Le sobrevino un escalofrío que atribuyó al húmedo día, en eso sintió la muerte de cerca. Le vinieron a la mente los nueve pasos y la voz del inglés uno, dos, tres.  El hijo de don Ernesto,  un joven apuesto y ofendido, se acercó por detrás. Dos balazos le pegaron a don Pantaleón en la espalda, el último le dio detrás de  la oreja. Durante dos días estuvo desangrándose en su lecho, las almohadas estaban empapadas. Su oído era un estrépito de tambores y la morfina no era suficiente.  Un sudor frío le brillaba en la frente, respiraba con dificultad,  vio entre una neblina pesada el rostro de don Ernesto. Con dificultad trató de darse  vuelta hacia la pared pensando. No habrá más duelos, la gente de ahora no tiene dignidad.  Notó que el aire no le alcanzaba y en su último suspiro exclamó “El fue un buen hijo, pero un mal caballero”.  El único que escuchó aquello, se lo comentó a  Carmela Corinto, quien se encargó de repetirlo de boca en boca en aquella pequeña ciudad de volantas y chisteras.



jueves, 4 de septiembre de 2014

Muere el poeta venezolano Luis Camilo Guevara



Ha muerto el poeta venezolano Luis Camilo Guevara.

Nacido en Tucupita, en el año 1937, se le reconoce como un bardo romántico que no eludió los temas de la poesía social.

Produjo una vasta obra poética, entre la que puede citarse: Festejos y sacrificios, Las cartas del verano, La daga y el dragón, Vestigios rurales, Devociones y un memorioso relato titulado Aún no se hace firme.

Sus restos serán velados, mañana viernes 5 de septiembre, a partir de la 1 de la tarde, en la funeraria La Monumental del Cementerio del Este, en Caracas.  



jueves, 21 de agosto de 2014

Manuel Díaz Martínez o el fervor de la poesía


Entrevista


Manuel Díaz Martínez o el fervor de la poesía

Armando Añel(NEOCLUBPRESS.COM, Miami, 7/7/2014) Poeta medular, cronista agudo de la realidad insular y su exilio, Manuel Díaz artínez (Santa Clara, 1936) es una de las figuras cimeras de la cultura cubana contemporánea. Lo conocí en Madrid a principios de la pasada década, esporádicamente pues su residencia estaba y está fijada en Canarias y solo iba de visita, pero siempre me impresionó su humanidad y calidez, su fino sentido del humor, tan distantes de la arrogancia -y hasta el desprecio- con que suelen pavonearse las “personalidades” del gremio cultural cubano. Recientemente, Alejandro Fonseca, Omar Santana y otros escritores y artistas conversamos sobre la posibilidad de que el poeta se trasladara a Miami para protagonizar uno de los Jovenaje que celebramos cada cierto tiempo. Pero hubiese sido un viaje demasiado largo, y lo desaconsejaron sus médicos. A raíz de ese cruce de correos -no voy a esconderme para felicitarme-, tuve la feliz idea de proponerle esta entrevista.
Armando Añel. “Entonces yo ignoraba / que el azar existe / y no sabe esperar”, dice usted en uno de sus poemas. ¿En qué medida cree que ha incidido el azar en su vida?
Manuel Díaz Martínez. El azar está presente en todas las circunstancias de la vida. Constantemente nos incita a tomar decisiones. Y cada decisión desencadena nuevos azares, que son nuevas disyuntivas. Pero el azar no siempre nos permite escoger. Creo que he tenido mejor suerte cuando él, me parece, ha decidido por mí. Dicho esto, confieso que le quedaré eternamente agradecido a quien me explique qué es el azar.
AA. Para la poesía cubana, Lezama Lima es un símbolo de exuberancia verbal. Usted, creo yo, de intimidad o coloquialismo. ¿Es lo mismo seducir que conmover en poesía? ¿Cree que Lezama fue un seductor y usted, opuestamente, un poeta que busca conmover lo íntimo? ¿Estaré generalizando?
MDM. Se puede seducir sin conmover, y a la inversa. Pero, en el terreno del arte, lo que conmueve seduce. Yo empecé escribiendo versos seducido por Gustavo Adolfo Bécquer, un maestro en el arte de conmover, y de conmover de la manera más diáfana y sencilla que permite la gramática de la poesía. Poco después, atraído por los barrocos españoles -a los que también Lezama rindió culto, él más que yo-, me enamoré de los jeroglíficos tropológicos, hasta que descubrí que las mejores metáforas, las que me permitían expresar lo que me interesa, me las daba la vida cotidiana. Desde entonces me he esforzado, no siempre con el éxito apetecido, en hablar de la vida con su propio lenguaje, por decirlo de alguna manera. Aunque disfruto de todo buen poema, sean cuales sean su marca y hechura, agradezco que el poema me conmueva.
AA. ¿Cuál es su opinión sobre la poesía cubana contemporánea? ¿Lee poesía del siglo XXI o se ha quedado con los clásicos?
MDM. Siempre he leído con interés a mis contemporáneos, pero últimamente, quizás por esa nostalgia imperativa que llega con los años, vuelvo con más frecuencia a los clásicos, antiguos y modernos, particularmente a los que reconozco como mis maestros. Casi no salgo de ellos. Le he dedicado poco tiempo a la poesía cubana última y por lo mismo no estoy en condiciones de emitir una opinión sobre ella.
AA. Recientemente, María Elena Cruz Varela expresaba en Miami que, en lugar de perder un país, los exiliados ganamos un mundo. ¿Usted se siente perdedor o ganador en este sentido?
MDM. Ganador, sin duda. El mundo es más que un país, aunque esta obviedad suene a herejía en los oídos del aldeano vanidoso de que hablaba José Martí. Martí, evidentemente, pensaba el mundo como un humanista, no como un aduanero.
De izquierda a derecha: MDM, Egito Gonçalves y José Agustín Goytisolo. (Foto en Turín, Italia, 1990.)
De izquierda a derecha: MDM, Egito Gonçalves y José Agustín Goytisolo. (Foto en Turín, Italia, 1990.)
AA. Usted dirigió la revista Encuentro de la Cultura Cubana siendo miembro del consejo editorial de la Revista Hispano Cubana, ambas editadas en Madrid pero distantes en cuanto afeeling político (a grandes rasgos consideradas la una de “izquierda” y la otra de “derecha”). ¿Cómo lo compaginó? ¿Qué credibilidad le merecen estas figuras retóricas “izquierda” y “derecha”? ¿Es usted lo que algunos llaman un “mediador”?
MDM. Estas publicaciones coincidían en lo medular: la lucha sin concesiones contra el castrismo y por la transición democrática. Anticastristas de todos los matices, cubanos y no cubanos, han hallado en ellas espacio para expresarse a su gusto, y algunos han colaborado en ambas, como yo. Encuentro y la Hispano Cubana tenían, afortunadamente, perfiles editoriales distintos, pero no estaban distanciadas, sino todo lo contrario: constituían una sinergia frente a la dictadura. Esto es fácilmente comprobable si se revisan las colecciones de las dos revistas. Lo demás es anecdótico. A mí no me resultaba incoherente dirigir una de ellas y pertenecer al consejo editorial de la otra porque, además de que no eran antagónicas, desde que empezaron a salirme canas en la barba no soy ni de izquierda ni de derecha, sino militante fervoroso del PSC (Partido del Sentido Común). Por cierto, un partido que en todas las épocas ha tenido escasos miembros y en el que es harto difícil mantener la militancia.
 AA. En 1967, usted obtuvo el Premio de Poesía “Julián del Casal” de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba por su poemario Vivir es eso. En la distancia, ¿volvería a concursar en un certamen patrocinado por el régimen, o a participar en un evento en Cuba con el castrismo en el poder? ¿Qué opinión le merece el llamado “intercambio cultural”(*)?
 MDM. Si entonces yo hubiera pensado del gobierno cubano lo que pienso hoy, no habría enviado mi libro a ningún concurso oficial. Ese premio me enorgullece porque me lo otorgó, unánimemente, un jurado compuesto por Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Gabriel Celaya, José Ángel Valente y Enrique Lihn. Rompí con el régimen castrista hace más de veinte años, cuando aún yo vivía en Cuba, y desde entonces él y yo somos incompatibles. Cuando yo estaba en el avión que me trajo al exilio, me prometí no volver a la isla mientras el castrismo la tiranizara. Y no pienso romper mi autopromesa. En cuanto al “intercambio cultural”, lo entenderé cuando vea que deja de ser one way, es decir, cuando la vía tenga dos carriles: uno hacia acá y otro hacia allá. Y sin semáforos.
 AA. ¿Cuáles son sus planes en lo inmediato? ¿Tiene en proceso algún libro?
 MDM. Mis planes son: seguir acompañando a mis hijas todo el tiempo que se me permita; echarle unos cuantos textos más a mi nuevo libro de poemas, en el que ahora trabajo; publicar la segunda edición, ampliada, de mi libro de recuerdos Sólo un leve rasguño en la solapa; y deambular otra vez, si mis piernas lo consienten, por el París que compartí hace medio siglo con mis amigos Nivaria Tejera, Severo Sarduy y Rolando Ferrer.
(*) Se alude al llamado “intercambio cultural” entre Cuba y Estados Unidos, que en la práctica consiste en que los intelectuales cubanos que residen en la isla, incluso los oficialistas, vayan a Estados Unidos y actúen allí en tanto que a los residentes en esta nación la dictadura les impide, con raras excepciones, entrar en la isla.
SOBRE EL AUTOR DE LA ENTREVISTA:
ARMANDO AÑEL (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del MundoLibertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como PerfilesEncuentro de la Cultura CubanaIslas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas ApocalipsisLa resurrecciónErótica, la compilación de relatos Cuentos de camino, el poemario Juegos de rol y las biografías Instituto Edison: Escuela de vida y Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios. Vive en Miami.

lunes, 18 de agosto de 2014

Adelanto de nuevo poemario del chileno Mario Meléndez




Por Luis Benítez

  
Nacido en Linares, Chile, en 1971, Mario Meléndez estudió Periodismo y Comunicación Social. Entre sus libros figuran: Apuntes para una leyenda, Vuelo subterráneo, El circo de papel y La muerte tiene los días contados. En 1993 obtiene el Premio Municipal de Literatura en el Bicentenario de Linares. Sus poemas aparecen en diversas revistas de literatura hispanoamericana y en antologías nacionales y extranjeras. A comienzos del 2005 obtiene el premio "Harvest International" al mejor poema en español otorgado por la University of California Polytechnic, en Estados Unidos. Parte de su obra se encuentra traducida al italiano, inglés, francés, portugués, holandés, alemán, rumano, búlgaro, persa, catalán y macedonio. Durante cuatro años vivió en Ciudad de México, donde dirigió la serie Poetas Latinoamericanos en Laberinto ediciones y realizó diversas antologías sobre la poesía chilena y latinoamericana. Actualmente radica en Italia. A comienzos del 2013 recibe la medalla del Presidente de la República Italiana, concedida por la Fundación Internacional don Luigi di Liegro. Es considerado una de las voces más importantes de la nueva poesía latinoamericana y con muchísima razón, dada la potencia expresiva y la singular cosmovisión que animan sus versos. No en balde, dijo de su obra el poeta ecuatoriano Xavier Oquendo Troncoso (1972): “En Meléndez hay un rasgo dúctil y diáfano que ayuda a que su discurso sea directo, casi a lo antipoético, es decir, desusar aquellas imágenes crípticas para asumir, inclusive, el lugar común, como un recurso nuevo y establecido que asombre. Este recurso es la metáfora insólita. El discurso de Meléndez es inaudito para muchos, pero siempre deja una dosis de enorme bifocalidad, de aquello que el lenguaje tiene en su matriz, pero que no todos podemos usarlo siempre, que es la connotación sobre el hecho denotativo. Este es su principal recurso”.
Los presentes poemas forman parte del próximo libro de Meléndez, “El mago de la soledad”, que este año se publicará en México.



ASI ESCRIBE MARIO MELÉNDEZ


La portadora


Ella sacó a pasear las palabras
y las palabras mordieron a los niños
y los niños le contaron a sus padres
y los padres cargaron sus pistolas
y abrieron fuego sobre las palabras
y las palabras gimieron, aullaron
lamieron lentamente sus ciegas heridas
hasta que al fin cayeron de bruces
sobre la tierra desangrada
Y vino la muerte entonces
vestida con su mejor atuendo
y detúvose en la casa del poeta
para llamarlo con gritos desesperados
y abrió la puerta el poeta
sin sospechar de qué se trataba
y vio a la muerte colgada de su sombra
y sollozando
"Acompáñame", le dijo aquélla
"porque hoy estamos de duelo"
"Y quién ha muerto", preguntó el poeta
"Pues tú", respondió la muerte
y le extendió los brazos
para darle el pésame

………………………………………………………

Apuntes para una leyenda



Una mujer está parada sobre un puente
que no existió jamás

Su piel que jamás fue besada
flota sobre las aguas del tiempo
como un recuerdo sin rostro

Una carta que jamás fue leída
lucha por alcanzar la orilla
para que alguien la descubra

Un hombre que jamás ha leído
que no sabe leer
que no aprendió jamás
halla la carta y el cuerpo
debajo de ese puente

El hombre llora de impotencia
mientras la carta se deshace
entre sus dedos

El río que está lleno de lágrimas
se apiada de aquel hombre
y le revela el secreto de esa carta

Y el hombre loco de amor
junta sus noches y delirios
para arrojarse de ese puente
que no existió jamás

sábado, 16 de agosto de 2014

"Estación de nosotros" del poeta argentino Alberto Boco





Por Luis Benítez

“Estación de nosotros” se titula el nuevo poemario de Alberto Boco, el reconocido poeta argentino que acaba de ser publicado por la editorial Buenos Aires Poetry. Nacido en la ciudad de Buenos Aires en 1949, el poeta Alberto Boco ha publicado hasta hoy, además del título que nos ocupa, los siguientes títulos: Arcas o pequeñas señales (1986); Galería de ecos (1989); Ausentes con aviso (1997); Cartas para Beb (2007); Riachuelo (2008);  Malena (2012); Visitas inoportunas (2014). Entre otros reconocimientos, su obra ha recibido el Primer premio en el Primer Concurso Nacional de Poesía "César Domingo Sioli", Premio "Ciudad de Junín", 2005; la Primera mención del jurado en el VII Concurso Nacional de Poesía – Tandil 2003, auspiciado por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Buenos Aires y la Secretaría de Cultura de la Nación, 2003; la Mención de Honor del jurado en el IV Concurso Nacional de Poesía “La Luna Que”, 2002 y la Mención del Jurado del Premio Provincial de Literatura “Dr. Carlos Auyero”, Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, 1999.

Dotado de una voz precisa y fácilmente reconocible en la polifonía porteña, Boco se caracteriza por diversos atributos poéticos, no siendo el menor la aguda conciencia que tiene de su proceso creativo y la génesis final de lo creado. Señala el poeta en un reportaje publicado por la revista estadounidense Newsletter Cervena Barva Press, No. 67, Junio, 2011, Massachusetts: “Estoy convencido de que la poesía, una cuestión de palabras y su propia música, sobre todo nos lleva a un tipo de conocimiento sobre el mundo que no podemos obtener de ninguna otra manera, una especie de asimetría que nos muestra el mundo de una manera especial , no sólo en cuanto al punto de vista, sino también  como una distorsión que nos trae más profundamente y más cerca de todo lo que llamamos habitualmente realidad.”

En esa distorsión que enuncia el poeta argentino estriba el núcleo de la diferenciación entre el fundamento y lo fundado que exige Gilles Deleuze en su segundo requisito, para hacer de la poesía de Boco –“una cuestión de palabras y su propia música”- lugar del sentido y campo de lo trascendental, de un modo (el cómo que hace el qué) independiente del sector de Occidente donde la intersección de los diversos marcos ha generado, a un tiempo, tanto al autor como a su obra. Como aparente paradoja, Alberto Boco es uno de los poetas inmediatamente reconocibles como argentinos... ¿Por qué? Porque el modelo de síntesis que su obra establece se inscribe al mismo tiempo en la World Literature y en la tradición de la búsqueda estética propia de -¿tengo que decir, “la mejor parte”?- la todavía, aún, joven poesía de la Argentina: el logro de una síntesis entre la hoy impensable transcripción de lo real señalada por Pavese como norte de los escritores estadounidenses de su tiempo, y la conformación  de universos paralelos que le endosaba el gran escritor italiano a los colegas europeos. Esta capacidad de síntesis es otro de los grandes logros de este más que notable autor rioplatense, cuya obra ya ha trascendido los márgenes de su país y se exhibe como una de las más sólidas facturas del presente. Indispensable en la biblioteca del lector de poesía latinoamericana contemporánea.


ASI ESCRIBE ALBERTO BOCO



Arboledas

sentado y en este Ahora bajo grandes árboles me digo
cuánto puede saberse de las horas capitales
como si tuviese mayor escala que pensar ahora en este Ahora
en mis horas capitales y no hubiese contradicción alguna para
                                                                         /decir tal o cual
estas y aquellas otras
por caso tu mirada perdiéndose por allá en un lejos tan tuyo y de
                                                                                         /tus ojos
una vez a ellos niños todavía les dieron a elegir
esa dijeron                               sabían pero no del todo
colgada del gancho la degollaron la desplumaron bajo el árbol
en el puro moverse chorreaba mientras conversábamos asuntos
                                                                                      / triviales
cosas de una familia que hace mucho ha dejado de verse
cosas mientras los chicos miraban cuando todavía…
después cortaron un poco de jamón               unos tomates
otras distancias en los ojos al filo de los cuchillos
el pollo y las papas en la mesa dorados en su no estar
yo todavía no te recordaba en aquel antes
de vaya uno a saber qué después
en este Ahora
… y están aquellos árboles
estas arboledas

todavía

viernes, 1 de agosto de 2014

Mi gato tuyo




José Pulido
Quién sabe cuántos siglos es un gato
de dónde habrá traído sus pasos indudables
se intuye que su alma es extranjera
y entiende todo pero no responde
El gato tiene uñas de rosal
y ojos de sortija
hiere con ternura
y acaricia con desdén
Mi gato es el mismo gato
de tu casa
y asusta los metros cuadrados del vacío
con su cuerpo invisible
De un salto sube
al tope de los libros
y se queda mirando
la blancura del muro
no hay un insecto, no hay una ventana
pero el cuerpo felino está cazando
sus propios pensamientos
en el mediterráneo que hay en toda pared
hace un lomo de seda
de anhelo faraónico
se inmoviliza tanto que un día cae
blanco negro amarillo
y es de cerámica

La puerta que hay en los ojos del gato
debe conducir al pozo original
que mitigó su primera sed
mi gato fue tigre, leopardo y pantera.
Su lengua es tan rápida
que cuando entra al agua ya ha salido

martes, 29 de julio de 2014

Concursos literarios

Apreciad@
Atendiendo a tu solicitud, nos complace enviarte nuestro boletín informativo. Incluye información actualizada sobre concursos literarios, noticias, empleo sector editorial...  CONCURSOS: ÚLTIMAS CONVOCATORIAS RECIBIDAS   

TODOS LOS CONCURSOS /  ENVÍO POR EMAIL NOVELAPOESÍA  CUENTO Y RELATO INFANTIL Y JUVENIL PERIODISMO Y ENSAYOTEATRO Y GUION POR PAÍSRESULTADOS
imagen 2567
Julieta Valero
Empleo
Ofertas empleo sector editorial.
Libros (promoción)
Promociona tus libros.
 Promociónate como autor
Noticias
Noticias del sector 
Videos
Entrevista a Roberto Bolaño -
Julio Cortázar en entrevista con Plinio Apuleyo en París - 1980
Colaboraciones
Colabora con la página 
Conocer al autor
Julieta Valero


Cursos
Cursos
Inicio nuevas convocatorias
 

Pulsa aquí para más información
Pulsa aquí para inscripciones
Informes
Informes de lectura
Correcciones
Ortotipográfica y de estilo
Maquetación
Papel y ebook
Cursos
Cursos
Inicio nuevas convocatorias
Informes de lectura
Servicios
Informes de lectura. Correcciones
maquetación
eBooks
eBooks - Servicios de maquetación